Radiomir 1940

Panerai

La década que finalizó en 1940 dejó como legado una nueva concepción de la modernidad y la elegancia. La ligereza que caracterizó a los años 20 fue sustituida por una nueva demanda de sobriedad y rigor. De lo mundano y lo frívolo, se pasó a la simplicidad y a un retorno a los valores auténticos. Como el resto del mundo, Italia también experimentó esta nueva tendencia. La estética racionalista se expresó mediante un estilo que más adelante conduciría al triunfo internacional de los productos italianos en los ámbitos de confluencia de la industria, la artesanía y el arte, en los que la pasión y la excelencia características del talento italiano pueden expresarse plenamente.

Alrededor de 1940, los talleres de Panerai en Florencia perfeccionaron una nueva caja de reloj, diseñada para satisfacer las exigencias cada vez mayores de los comandos submarinos de la Armada italiana. La caja era una evolución de la presentada en 1936, que hoy en día se conoce con el nombre de Radiomir –un término que originalmente hacía referencia al material luminiscente patentado por Panerai para conseguir que la esfera fuese luminosa– e incluía innovaciones concebidas para conseguir una construcción aún más sólida y resistente. La simplicidad del diseño daba a la forma del reloj una modernidad absoluta y atemporal, gracias a su perfecto estilo italiano. Así pues, nació el Radiomir 1940.

El Radiomir 1940 3 Days – 47 mm, disponible en acero o en oro rojo, está equipado con el movimiento mecánico de cuerda manual P.3000 y cuenta con una reserva de marcha de tres días. Este movimiento ha sido íntegramente desarrollado y producido en la Manufactura de Neuchâtel. En las dos nuevas versiones con una caja de 42 mm en acero o en oro rojo, el Radiomir 1940 cuenta con el movimiento mecánico de cuerda manual P.999, el más pequeño -12 líneas- y delgado de una amplia gama de calibres realizados por la Manufactura de Officine Panerai. El movimiento de la versión en oro rojo también cuenta con un regulador de cuello de cisne que permite ajustar la longitud activa de la espiral con precisión micrométrica.

La historia de Officine Panerai es una historia de excelencia que se inicia en el siglo XIX en Florencia, una ciudad conocida desde hace siglos en todo el mundo por sus artistas, sus científicos y su tradición artesana. Esta historia empezó en 1860, cuando Giovanni Panerai abrió la primera tienda de relojes de la ciudad en el Ponte alle Grazie. Posteriormente se trasladó al Palacio del Arzobispo en la Piazza San Giovanni, donde aún puede verse el cartel con el nombre Orologeria Svizzera. Se trataba de un pequeño taller, símbolo de una empresa secular.

La historia de Panerai continúa hoy, siempre mirando hacia el futuro en la búsqueda constante de la perfección. Desde los primeros modelos, los relojes Panerai han combinado una calidad técnica superior con un diseño extremadamente innovador a fin de conseguir un gran impacto visual.

Durante 150 años, Panerai ha representado el diseño italiano y la precisión suiza: dos tradiciones de un prestigio incuestionable que han dado como fruto creaciones únicas que simbolizan la autenticidad, la pasión, la tradición y la evolución. Estos son los valores que se renuevan año tras año y que tienen sus raíces en las profundidades marinas y en la ciudad de Florencia. Hoy en día, un reloj Panerai es tan único como la historia que cuenta.

www.panerai.com

MÁS ARTÍCULOS