El Viajero Sofisticado

Toronto

Amanece, y mis pies aterrizan sobre la ciudad de Toronto en el vuelo 093 de Air Canada. Hoy comenzamos temprano, hay mucho por hacer, y para eso nada mejor que juntar fuerzas con un delicioso desayuno en Epic el restaurante del distinguido Fairmont Royal York Hotel, algo más que un lugar de alojamiento. Ideal para quienes buscan lujo y elegancia al extremo.

Melanie Coates, relaciones públicas del hotel me espera en el Roof Top, nada más llegar a esa terraza para encontrarme con una huerta inmaculada. Ella me comenta sobre su desarrollo de apicultura. Su mensaje es claro, promover una calidad de vida totalmente distinta.

Es inevitable no sentir admiración por ella quien supo sacar de un pequeño espacio el máximo encanto.

Tomo mi cámara, las voces apenas son tibias, las flores copan las calles de la cuidad, es primavera en Toronto!

Mientras intento sortear mis flashes compulsivos llego al barrio de Yorkville, una pintoresca zona en donde es sagrado tener estilo propio y es esto lo que lo convierte en el refugio de la gente más cool, quienes con sus café en mano y un ritmo muy particular no parecen tener prisa, la sensación que transmiten es que saben vivir en calma. Pero lo que no deja de sorprenderme es el cuidado por el medio ambiente y el alto nivel de vida que llevan.

Vayas donde vayas, camines por donde camines, desde las vitrinas cargadas de glamour, sus principales museos (Royal Ontario Toronto) hasta el arte en las calles donde los grafiteros parecen retarse a duelo. La cultura siempre está al alcance de la mano, mitad moderna, mitad tradicional, pero siempre atractiva. El apabullante despliegue de etnias, idiomas, colores y sabores me hacen sentir bienvenida. Es que todo cabe en esta ciudad, puedes almorzar en 360 en la cima de la CN Tower a 351 metros de altura, echarte a andar por subsuelo en sus shoppings, subirte a un Bell 407 y sobrevolar las cataratas del Niagara con su belleza infinita, ó simplemente puedes alzar la mano y subirte a un taxi Diamond. De cualquier modo en Toronto siempre encontrarás un destino.

Caminando por Chinatown descubrí algunas interesantes tiendas de Vintage, y  mientras me decido a comprar John Lee me trae variedades de sándwiches típicos de su cultura.

Después de tomar un trago en Rivoli Café recorro diferentes hoteles de diseño donde suenan distintas bandas locales celebrando el Nxme Musical Festival. Ceno delicioso en Scarpetta, el restaurant del moderno Tompson Toronto Hotel, para  luego dejarme caer en su terraza con piscina y disfrutar su vista única a la ciudad.

Por lo demás, claro está que el civismo aquí se traduce en cuidar tu casa, respetar tu entorno y es  precisamente eso  lo que llamo un verdadero Estilo de Vida.

Si, Toronto está de moda! Y es sin lugar a dudas un destino ineludible, una experiencia a todos los niveles, en donde las maletas que viajan vacías vuelven increíblemente llenas.

www.seetorontonow.com

MÁS ARTÍCULOS